web site builder
Filosofía de trabajo Mar Argüello Psicóloga







Ilustración de Susana Rodriguez

Filosofía de trabajo

Como profesionales de la Psicología intentamos respondernos a esta pregunta: ¿Qué causa que hagamos lo que hacemos, sintamos lo que sentimos o pensemos lo que pensamos?

Entendemos la psicoterapia como un proceso de comunicación entre terapeuta y paciente que tiene como objetivo cualquier situación que pueda resultar abrumadora o que provoque malestar evidente, y en el cual vamos a trabajar para lograr las riendas de la situación mediante recursos adaptados a cada una de las personas que demanden el servicio. 

Me gusta decir que tengo una filosofía de trabajo, y no metodología ¿por qué? Porque lo que me acompaña de manera prioritaria es eso, la filosofía, el método viene dependiendo de cómo respire el paciente. Eso es, mi filosofía de trabajo es visualizar en primer lugar la respiración de la persona que viene a verme. Acudir al psicólogo, desgraciadamente no es fácil y, de manera frecuente no está normalizado en la sociedad por lo que es de una gran valentía. Como toda valentía está cubierta por el miedo, por eso mi primer objetivo es que se forme una primera calma y tranquilidad para encarar la situación. El resto, fíate, vamos poco a poco.

Como psicóloga, de las cosas más fundamentales para mí es hacer una buena vinculación con la persona, una vinculación empática, cálida, de sostén y acogimiento. Ésta no te da el 100% del éxito terapéutico pero si el 50% y eso ya es mucho. A partir de ahí, mi labor es ser acompañante de los conflictos, angustias, alegrías de la persona y como ya he dicho, poco a poco, con mucha sutileza y tacto.

Mi enfoque terapéutico está ligado al psicoanálisis como modo de entender la psique humana, así como a la orientación humanista e integradora de cara a un encuentro donde la prioridad sea el vínculo terapéutico y unos objetivos para alcanzar la autorrealización del paciente. Todo esto, teniendo siempre en cuenta la demanda de cada persona que acude a consulta.  



La Psicología es, literalmente, el «estudio o tratado del alma» por lo que el objetivo es poder trabajar con el alma; ya lo decía Carl G. Jung:
«Conozca todas las teorías, domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana, sea apenas otra alma humana.»